La vaselina, la parafina y la glicerina dañan la piel sensible

La vaselina y la parafina son derivados de petróleo que dañan la piel

Los derivados de petróleo como la vaselina o la parafina parecen tener un efecto lubricante sobre nuestro cuerpo, pero lo único que hacen es cubrir la piel con una película plástica que tapona los poros. Se puede recurrir a la vaselina si tenemos una urgencia de poner algo sobre la piel para protegerla, una capa muy fina, pero si lo hacemos a menudo, la piel empieza a sufrir porque no respira. A veces tengo un tubito de la vaselina pura de farmacia en el coche, para alguna ocasión puntual, pero no aconsejo usarla de manera habitual.

También, los componentes químicos presentes en las parafinas que se venden en supermercados y no las farmacias causan sensibilización e irritación de la piel. Además nuestro cuerpo no puede metabolizarlas y algunas parafinas se acumulan en el hígado, riñones y ganglios linfáticos. No es buena opción para las personas con los problemas típicos de la dermatitis atópica, aunque pueda parecer que al principio funciona.

Los derivados de petróleo tienen muchísimas formas y nombres: Parafina, Paraffinum, Paraffinum liquidum, Petrolatum, Petroleum, Glicol Propileno, Vaselina,  Aceite Mineral, Ceresa (cera derivada del petróleo), etc.

Lo mismo pasa con las siliconas  que son derivados directos del silicio, que también taponan la piel.

La glicerina

Antiguamente era un subproducto del jabón fabricado a partir de la grasa animal. Ahora también se consigue como subproducto del combustible vegetal. Las grasas contienen glicerina como parte de su composición química (tanto las grasas animales como las vegetales contienen de un 7% a un 13% de glicerina).

Se pueden encontrar en Internet muchísimos productos que usan glicerina (o glicerol), pero la noticia más reciente e impactante sobre la glicerina como subproducto de biodiesel es que es usada para alimentar a las vacas. Personalmente me parece algo muy poco natural, pero los ganaderos que sufren por falta de agua y de no tener suficiente pasto, están muy contentos con ese aporte de calorías baratas, que dicen que no alteran la calidad de la leche. Me pregunto que nos revelará el futuro sobre ese tipo de alimento para los animales y tan sólo cruzo los dedos para que no sea nada grave para la salud de todos.

La glicerina reseca la piel

Escribo sobre la glicerina porque la última crema de manos que probé de la marca Yves Roche me produjo mucho malestar de mi piel atópica y quise investigar algo más.

Aunque la glicerina suele ser un ingrediente seguro al usarlo con geles, shampús o jabones, existen algunos riesgos de usarlo en su forma tópica.

Cito: “En una humedad por debajo del 65 por ciento, la glicerina, aplicada de manera tópica, atraerá la humedad de las capas de piel inferiores y la mantendrá en la superficie, porque es un humectante. Según el sitio web SafeChoiceProducts.com, esto provoca que se seque la piel desde el interior, lo que hace que la glicerina sea potencialmente perjudicial en los productos para el cuidado de la piel.

O sea, que si tenemos la piel atópica y seca, mejor no tocar cremas “NATURALES” que contienen glicerina o sustancias similares.

El sitio web NaturalHealthInformationCentre.com coincide en que la glicerina como hidratante o humectante es un mito y que lo que realmente hace es simplemente secar la piel desde el interior de la misma. La persona siente una suavidad temporal sobre la superficie de la piel después de la aplicación, a expensas de las nuevas células en la capa basal en la parte inferior de la epidermis, que se ha secado.” (cita de muyfitness.com)

La glicerina es un azúcar malo

La glicerina es un azúcar, por tanto, no es bueno para las pieles con eczemas o psiorasis, porque aumentará el ambiente favorable para el crecimiento de los hongos y bacterias.

Ver la entrada de blog sobre los cuidados de la piel atópica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *