Mi historia

Soy madre de dos hijos y que siempre ha padecido una dermatitis atópica grave y a veces muy grave toda la vida. Bueno, hasta que todo cambió… Ahora puedo hablar que llevo una vida normal, pero no estoy “curada”. HE APRENDIDO A LLEVAR UN ESTILO DE VIDA QUE LO LLAMO “CERO BROTES” :)) ¡¡Y no es tan difícil !!

Hace tiempo existía una página web de una mujer de Canadá, que documentó su dermatitis atópica también de mucha gravedad y como ella pasó a una dieta que le ayudó completamente. Su dieta incluía muchísimas verduras de hoja verde, cereales integrales, probióticos y suplementos de selenio, zinc, yodo, ácido fólico, etc. Eso me había dado una guía, pero que en Europa no encontraba los mismos suplementos, ni tampoco tenemos en el mercado esa variedad de verduras, especialmente las de hoja verde. Yo seguí buscando, y probé una marca de productos, que me encantó y que me ayudó a mejorar mi dieta y así se fue mi problema de la dermatitis.

Sigo convencida de que se puede hacer todo mediante la dieta, pero en mi caso, si me falta algo en el plato, lo añado en forma de suplementos naturales y que son comida auténtica. Si no lo fuesen, no funcionaría.

Mi dieta para piel atópica y con dermatitis (ver aquí).

Pero antes de todo…

¿Cómo es mi atopía?

En mi caso era crónica y desde el nacimiento. He padecido la sequedad, enrojecimiento, picor y ganas de rascar, eccemas por todo el cuerpo, hinchazón crónico de los parpados y alrededor de los ojos. Tenía rinitis y fiebre de heno, muchas alergias e intolerancias, sensibilidad a las toxinas del ambiente y en los alimentos (sensibilidad químico múltiple).

Mi abuela desarrolló la DA, mi tío la tuvo, yo la tengo, y mis hijos también.

¿Cuál es el tratamiento?

Siempre hay que acudir a un médico. Ellos nos ayudan con los cuidados diarios específicos para DA y nos pueden recetar las pomadas.

La dermatitis atópica siempre depende mucho de como nos cuidamos por fuera. Lo resumo aquí un poquito:

  • evitar los baños prolongados y agua muy caliente,
  • usar aceite cómo el de sésamo o oliva biológico y prensados en frío para poner después del baño o en al bañera directamente.
  • mejor no usar jabón y usar jabón neutro y apto para pieles atópicas y sólo si hace falta lavar partes de cuerpo sucio o grasiento, porque eso lava también los lípidos naturales de la piel, muchas veces ducharse sólo con agua es suficiente
  • secar con cuidado sin frotar,
  • aplicar una crema de cuerpo apto para la piel atópica de la farmacia.
  • La ropa tiene que ser de algodón, lavada con detergente neutro lo más posible y sin suavizantes. De hecho, todo lo sintético tiende a agravar la enfermedad  y hay que buscar productos naturales.
  • Evitar que el sudor irrite la piel, que el sol la reseque demasiado, etc.
  • Las uñas siempre cortadas, para evitar que lesionen la piel. Además, hay que remarcar que bajo las uñas existe un hervidero de bacterias y cuando entran en contacto con la piel, crea una infección al instante. La piel se vuelve loca literalmente de tanta invasión y especialmente si ya tenemos la dermatitis atópica. Por tanto, hay que mantenerlas siempre bien cortas y limpias.

La dermatitis atópica suele estar muy ligada a una hipersensibilidad

  • un ambiente muy seco suele estar cargado de iones positivos que producen sequedad y picor de la piel atópca
  • polvo
  • toxinas

En cuanto a las pomadas, puede haber novedades cada ciertos años y hay que visitar un dermatólogo para consultarlo.  Ayudan al tratamiento de los brotes y pueden prevenir la aparición de los mismos. En ciertos casos se me recetó corticoides por vía oral, y antibióticos en pomada.

Los antihistamínicos no me ayudaban nada, a pesar de que probamos varios tipos. Hoy en día ya no los recetan, porque saben que ayudan poco, pero antes era muy típico oír el consejo sobre la toma de un antihistamínico.

Cosas que agravan la dermatitis atópica (ver aquí).

¿Por qué buscar alternativas?

Todo lo que los dermatólogos y los médicos de cabecera podían decir, se refería a los cuidados externos, pero NADIE HABLABA DE CÓMO NOS AFECTA LO QUE COMEMOS.

Desde muy pequeña notaba que mi manera de vivir, y mi manera de comer especialmente, afectaba mucho mi estado de salud. También me preocupaban  los efectos secundarios de los tratamientos.

En seguida me dí cuenta de que el camino a seguir se basaba en lo siguiente:

  • tener el intestino sano y así elevar la inmunidad del cuerpo
  • nutrir las células
  • combatir la inflamación 
  • desintoxicar el organismo
  • actividad física y respiración consciente
  • tener una actitud positiva ante la vida

Mi dieta para piel atópica y con dermatitis (ver aquí).

Médicos naturópatas

En mi caso particular tuve dificultades para encontrar a alguien que me ayude eficazmente. O simplemente, no tuve medios para hacerlo, y los pocos que conocí, se basaban en soluciones de la medicina natural popular, que no me fue suficiente.

He de admitir que nunca tuve paciencia con ellos, porque mi caso tal vez era muy difícil de tratar. Pero pienso que estoy en mi derecho de no seguir durante años con alguien, que intenta hacer algo, va probando, a ver que tal eso, a ver que tal lo otro, pero sin saber exactamente lo que hacer. Tal vez eso fue mi suerte de seguir buscando las alternativas.

Todo cambió para mi cuando conocí a la Dr. Ángela Sanz Gimeno, especialista en la medicina ayurvédica (Barcelona). Ella hizo un trabajo extraordinario conmigo, porque no tan solamente me recetó muchas (muchas muchas) cosas, sino que me explicó detalladamente el porqué de todo eso, para que yo pudiera tomar consciencia de mi estado de salud y del tratamiento. A partir de allí empecé a mejorar muchísimo y siempre sigo esa manera de vivir y le estoy muy agradecida.

Homeopatía

Yo considero que la homeopatía es una herramienta muy buena para estimular la salud, equilibrar y ayudar al cuerpo. Sin embargo, he sufrido yo misma y he visto en otros casos que la homeopatía puede provocar una desintoxicación del cuerpo muy fuerte, agravando de nuevo los síntomas que uno quiere curarse. Es decir, no ayuda, si el cuerpo no tiene recursos a para la desintoxicación que le puede provocar. Necesitamos una dieta especial, con muchos vitaminas extra,  minerales, ácidos grasos insaturados, etc., para poder soportar la salida de las toxinas. Pero a partir de allí, es muy recomendable añadir un tratamiento homeopático para mejorar la salud.

Tratamiento basado en la alimentación

Llevo tiempo con zero brotes de la dermatitis atópica, estoy muy contenta, pero no se puede decir que estoy “curada”, porque mi cuerpo tiene ciertas necesidades extra, algo más que otras personas, y sólo estoy bien si hago caso a lo que necesito.

Tampoco me siento sola, porque la manera de vivir es muy parecida a otras miles y miles de personas que han encontrado la solución en la dieta para sus problemas de salud, como cáncer, diabetes, psiorasis, candidiasis, Cronh, SQM, depresión, etc. y etc. Somos todos muy parecidos los que luchamos por la salud, mucho más de lo que creemos.

Dieta para frenar la dermatítis atópica: un puzzle a completar

No es fácil, pero vale la pena.  El resultado parece milagroso, pero es simplemente comida diaria, que se completa como en una cadena perpetua. No tiene que faltar nada.

La mayoría de nosotros todavía no llegamos a tomar lo que un cuerpo necesitaría para estar equilibrado y sano. Y también muchos desconocemos que puede significar algo extra de vitamina C , Omega-3, vitamina B6, carotenoides, vitamina E, etc. y etc.  Por eso quería publicar mi historia personal para que otras personas puedan ver las cantidades de los nutrientes que representan mi dieta para DA.

Pasé de una dieta sana que buscaba alimentos sanos a una dieta que buscaba completar los nutrientes diarios necesarios. Del la A a la Z, además de lo que necesitaba extra, porque partía desde un punto que no era salud. Encontré muchas carencias de mi nutrición, porque son muy comunes para todos, y decidí a solucionarlo.

Mi dieta para piel atópica y con dermatitis (ver aquí).

Cosas que agravan la dermatitis atópica.