La época del frío y la dermatitis atópica

La época de frío me incomoda

La sequedad de la piel aumenta si la temperatura baja, porque el cuerpo empieza a protegerse de la perdida del calor  contrayendo las capas inferiores de la piel. El resultado es una mayor sequedad de la piel superficial, más picor e incomodidad.

También, me molestan las capas de la ropa sobre la piel. Hoy en día es muy difícil vestirse exclusivamente con ropa de algodón y al final de día la piel está como recargada de iones positivos que producen un malestar muy difícil de describir. Es cuando me suelo dar una ducha rápida y me aplico una crema del cuerpo. (Yo soy fan de la marca Lutsine, y la loción estructurante de Xeramance es mi preferida).

Algunos consejos para superar el frío

Yo soy muy friolera y he aprendido a cuidarme siguiendo unos consejos prácticos de la ayurveda que sirven para equilibrar el tipo de cuerpo llamado dosha vata según se esa tradición milenaria, que es el que más me corresponde. Casi lo mismo para alguien que tiene un resfriado común:

  • la vitamina D es nuestra aliada para el correcto funcionamiento de la glándula los tiroides y la inmunidad, (igualmente aquí es muy importante el yodo, que su disminución merma el funcionamiento de esta glándula, que a su vez hace que la piel esté más seca)
  • alimentos cocidos y calientes son más aptos para calentar
  • algunas especias como el jengibre, canela y cayena calientan el cuerpo (mi preferido es el jengibre, hasta se puede masticar una laminita fina de esta raíz para entrar en calor)
  • los flavonoides, elementos procedentes de los vegetales que, además de tener muchísimos beneficios (como protegernos de los agentes químicos presentes en los alimentos), también a los frioleros nos son importantes porque hacen que la sangre circule mucho mejor y las extremidades del cuerpo no se queden frías

Llevar una dieta equilibrada y lejos de la “dieta moderna” me ha permitido disfrutar de una piel mucho más sana y en mejores condiciones, y eso se nota en invierno también, porque la piel está menos seca y tengo menos sensación de picor. Entre todos los alimentos, aprecio mucho los que contienen omega-3, vitamina C y vitamina E .  Además si puedo, los flavonoides en comprimidos también me ayudan muchísimo.

En cuanto a los flavonoides, que son pigmentos naturales, que protegen nuestro cuerpo de los daños de la oxidación y la contaminación. La FDA de Estados Unidos ya había alertado que no se come suficiente alimentos ricos en estas sustancias y su ausencia causa enfermedades circulatorias, entre otras cosas. Son moléculas que dan color a la fruta y verdura (piel de rábanillo, uvas negras, cítiricos, manzanas, té, etc) y mejoran la calidad de las grasas en la sangre, mejoran la circulación y la fluidez de la sangre. Es decir, más fruta y verdura en nuestra dieta es sinónimo de una mayor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *